Aceptar la diversidad - te quiero
Te quiero (casi siempre)
31 marzo, 2018

El erizo que no se quería pinchar

estado emocional - el erizo

estado emocional - el erizo

¿Me lees un cuento?

“El erizo que no se quería pinchar” nos muestra que el estado de las púas de los erizos, al igual que el estado emocional de las personas, no siempre es el mismo. Y que debemos vigilar si no queremos salir malparados de ciertas situaciones.

estado emocional - erizo
¡Ai! Qué pinchazo... ¿Qué estará haciendo mal Chiquitín?

Éste es otro ejemplar de la colección “Cuentos para emocionarse”, de la misma autora e ilustradora que el cuento que descubrimos, hace unas semanas, titulado “La magia de una sonrisa”.

estado emocional - el erizo
El erizo que no se quería pinchar

Chiquitín era un erizo alegre al que, lo que más le gustaba hacer cuando llegaba a casa, era dar un fuerte abrazo a su madre y a su padre.

Pero tenía un problema. No sabía por qué, pero algunas veces, le pasaba que se pinchaba con las púas de sus papás. ¿Sería culpa suya? ¿Cómo podía evitarlo?

Finalmente decide salir en busca de una respuesta y, para ello, va a preguntar a sus tíos y a su abuela, si le pueden ayudar.

La respuesta no será tan sencilla como Chiquitín esperaba… pero le ayudará a solventar su problema, además de descubrir otros aspectos de sí mismo que aún no conocía.

¿Qué podemos trabajar con este cuento?

Con este cuento podrás trabajar, con tus hijos, la gran variabilidad emocional que existe en las personas y de qué manera influye en el clima emocional que se crea a nuestro alrededor.

estado emocional - erizo
"Saber mirar para un buen pinchazo poder evitar..." ¿Qué significará eso? ¿Qué es lo que hay que mirar?

Esta historia nos permite comprender la importancia de reconocer el estado emocional de los demás para evitarnos sufrimientos innecesarios. Así como reconocer el nuestro propio, para no dañar a las personas que nos rodean.

estado emocional - erizo
Los dulces abrazos de mamá cuando esta tranquila.
estado emocional - erizo
El besito suave a papá cuando está nervioso.

Esto nos ofrece la posibilidad de explicar que hay que respetar los territorios personales de cada individuo. O podríamos salir malheridos de situaciones que nada tienen que ver con nosotros.

Título: El erizo que no se quería pinchar.
Textos: Ester Alsina.
Ilustraciones: Zuriñe Aguirre.
Editorial: Parramon.

Si te ha gustado el post y quieres conocer otros cuentos interesantes puedes suscribirte y seguirme en las redes.

Y recuerda: compartir es gratis y juntos hacemos comunidad 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.